RSS
10
Jun
2010

La consideración conjunta de las contigencias o como la muerte sí tiene un precio”

LA CONSIDERACIÓN CONJUNTA DE LAS CONTINGENCIAS O COMO LA MUERTE SÍ TIENE UN PRECIO.

Peto Veniam

Últimamente, entorno a la pensión de viudedad de las parejas de hecho, viene llegando a los Tribunales un tema de difícil solución: la acreditación de la formalización de haber formado pareja de hecho en documento público y en su caso la antigüedad de la misma (art. 174.3 párrafo tercero LGSS). Y si lo que se pretende es acogerse al supuesto especial de la Disposición Adicional 3ª de la Ley 40/2007, el fracaso está casi asegurado.
El problema central es que en muchas ocasiones no se ha formalizado la constitución de pareja de hecho o cuando se ha llevado a cabo ya no ha dado tiempo a “cubrir” esa antigüedad mínima. Entonces se busca acreditarla por múltiples vías: documentos privados, testigos, documentos cuyo carácter de “documento público” en el sentido que parece exigir la LGSS es objeto de controversia, v. gr.: libro familia, “cartilla de la seguridad social”, etc.
Sobre esto, con vuestro permiso, próximamente os daré mi opinión.
Lo que quería, de ahí el título de esta reflexión, es como hay parejas de hecho “VIP” y parejas de hecho “clase turista” a las que se le aplica la legislación vigente y que viene derivado de la causa de la muerte, algo que no llego a entender y que vulnera ese ideal de la consideración conjunta de las contingencias (Base Primera. Declaración General. 1), lamentablemente siempre olvidado.
Véase como ejemplo: El RD-ley 8/2004, de 5 de noviembre, sobre indemnizaciones a los participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad; la ley/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, …
Para mí que a tenor de lo normado la acreditación formal de ser pareja de hecho no es la misma que a los supuestos contemplados en la LGSS.
No se trata de discutir la singularidad, la excepcionalidad de los supuestos contemplados por esta legislación especial, pero si lo que queremos es proteger una situación de necesidad que se produce en una persona distinta de la del sujeto causante, no parece que haya razón para el distingo entre una acreditación formal de la existencia de pareja de hecho de un supuesto a otro. Una muerte –a los efectos de reparar una situación de necesidad- no debe “valer” más que otra muerte.
Guillermo Rodríguez Iniesta.
LA CONSIDERACIÓN CONJUNTA DE LAS CONTINGENCIAS O COMO LA MUERTE SÍ TIENE UN PRECIO.

Peto Veniam

Últimamente, entorno a la pensión de viudedad de las parejas de hecho, viene llegando a los Tribunales un tema de difícil solución: la acreditación de la formalización de haber formado pareja de hecho en documento público y en su caso la antigüedad de la misma (art. 174.3 párrafo tercero LGSS). Y si lo que se pretende es acogerse al supuesto especial de la Disposición Adicional 3ª de la Ley 40/2007, el fracaso está casi asegurado.
El problema central es que en muchas ocasiones no se ha formalizado la constitución de pareja de hecho o cuando se ha llevado a cabo ya no ha dado tiempo a “cubrir” esa antigüedad mínima. Entonces se busca acreditarla por múltiples vías: documentos privados, testigos, documentos cuyo carácter de “documento público” en el sentido que parece exigir la LGSS es objeto de controversia, v. gr.: libro familia, “cartilla de la seguridad social”, etc.
Sobre esto, con vuestro permiso, próximamente os daré mi opinión.
Lo que quería, de ahí el título de esta reflexión, es como hay parejas de hecho “VIP” y parejas de hecho “clase turista” a las que se le aplica la legislación vigente y que viene derivado de la causa de la muerte, algo que no llego a entender y que vulnera ese ideal de la consideración conjunta de las contingencias (Base Primera. Declaración General. 1), lamentablemente siempre olvidado.
Véase como ejemplo: El RD-ley 8/2004, de 5 de noviembre, sobre indemnizaciones a los participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad; la ley/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, …
Para mí que a tenor de lo normado la acreditación formal de ser pareja de hecho no es la misma que a los supuestos contemplados en la LGSS.
No se trata de discutir la singularidad, la excepcionalidad de los supuestos contemplados por esta legislación especial, pero si lo que queremos es proteger una situación de necesidad que se produce en una persona distinta de la del sujeto causante, no parece que haya razón para el distingo entre una acreditación formal de la existencia de pareja de hecho de un supuesto a otro. Una muerte –a los efectos de reparar una situación de necesidad- no debe “valer” más que otra muerte.
Guillermo Rodríguez Iniesta.

  • No existen entradas relacionadas