RSS
11
Nov
2013

Bernardo Gonzalo González, In Memoriam

 BERNARDO GONZALO GONZALEZ. IN MEMORIAM

 

Temprano levantó la muerte el vuelo

 

El 6 de noviembre  falleció   nuestro Presidente de honor, Bernardo Gonzalo González. Ocurrió  de una manera inadvertida, repentina,  imprevista,  en una especie de crónica no anunciada ni proclamada. Y es que la muerte viene para algunas personas  “tan callando”, quizás para compensar una vida, como la de Bernardo, repleta de acciones,  esfuerzos, ilusiones, proyectos,  retos y  realizaciones.

 

Bernardo Gonzalo fue a lo largo de su  vida  un iconoclasta, un libertario, un heterodoxo, un rebelde con causa. En esta nuestra  tan querida España, en la  que la impronta es “Vista gris la moda en el país”, Bernardo destacaba por lo contrario. Era complaciente, cariñoso, cálido  y hasta delicado con  sus familiares, amigos y subordinados, e inflexible  a la hora de defender sus ideas y principios ante la jerarquía. Su lealtad y fidelidad estaban ofrendadas en exclusiva   a las instituciones y a los ciudadanos. Era lenguaraz, mordaz, incisivo, políticamente incorrecto, valiente, decidido  y honesto.

 

Muchos de los que actualmente nos dedicamos a la Seguridad Social le consideramos   precursor y  maestro y le reconocemos como  padre ideológico de la Seguridad Social  moderna. Española,

 

Contribuyó a la incorporación en nuestra legislación de las prestaciones no contributivas. Marcó el camino  para que nos adentrásemos en el proceloso mundo de  los temas internacionales y comunitarios Examinó los efectos de la globalización económica en la Seguridad Social. Se interesó por la relación  entre déficit público y la Seguridad Social. Participó en el armazón del Pacto de Toledo. Fue defensor de lo público, azote de los oportunistas privatizadores, lector voraz, escritor desmedido, profesor apasionado, polemista  implacable.  Intervino en todos los debates de la Seguridad Social tomando partido hasta mancharse. Era  tierno y vulnerable. Y todo ello, con un ácido sentido del humor autocrítico  del que puede ser botón de muestra  el título de una de sus publicaciones: Anacronías, dispendios y perversiones de la protección de los riesgos  profesionales.

 

Espero que  ahora mismo  esté preparando en el paraíso una reordenación de la Seguridad Social celestial, eliminando los regímenes especiales de los arcángeles y completando la protección de los santos, tronos, dominaciones. Al mismo tiempo estará desarrollando un sistema no contributivo para los condenados en el infierno porque, a fin de cuentas, aunque no hayan contribuido con buenas obras/cotizaciones, también tienen su corazoncito.

 

Me gustaría, para terminar, dedicarle a Bernardo unos versos que ya hace muchos años escribió el premio nacional de poesía  José Luis Prado Nogueira. Espero que te gusten, Bernardo, y si no fuera así, protesta por favor.

“Honradme y olvidadme cuando muera

mi semilla estará en vuestro presente

y si vivís vosotros dignamente

así lo hará mi humanidad entera.

Ese soy yo y no más. Borrad mi nombre.

Si algo importa de mí es que he sido un hombre.

Dadme más honra cuanto más olvido”.

 

 

Carlos García de Cortázar Nebreda,  admirador y amigo de Bernardo

 

 

 

  • No existen entradas relacionadas